La estrategia es la unidad

Las perspectivas para los movimientos sociales y la izquierda política cambiaron radicalmente hace diez años con la irrupción de un nuevo espíritu de resistencia global. Las protestas de Seattle marcaron el final de la luna de miel de las políticas neoliberales. Casi una década más tarde, las nuevas guerras en Oriente Medio y el estallido de la crisis económica global certifican el fracaso del capitalismo. Pero al mismo tiempo, en un escenario marcado por el bajo nivel de luchas en los centros de trabajo, se han multiplicado los retos para los y las anticapitalistas. El gobierno del PSOE, con el apoyo de las cúpulas de los sindicatos mayoritarios, está preparando el terreno para dar paso a una nueva reforma laboral. La última reforma en 2006 con Zapatero ya como presidente, concedió beneficios fiscales a las empresas a cambio de reducir las altas tasas de temporalidad, el 35% del total de la fuerza de trabajo.

La reforma de 2006 no logró reducir significativamente la temporalidad, pero efectivamente abarató los despidos en ciertos tipos de contratos. La empresas que se acogieron a convertir los contratos temporales en indefinidos vieron como se reducían también los costes de despido hasta los ridículos 20 días por año trabajado.

Hoy existen alrededor de cuatro millones de parados y sólo en los tres primeros trimestres de 2009 el Gobierno autorizó 13.299 Expedientes de Regulación de Empleo. Los 1.140 millones de euros destinados al Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción, la polémica ayuda de 421 euros, contrastan con los más de 200.000 millones de euros del erario público donados al sistema bancario.

A pesar de su retórica, no es difícil comprobar para quien ha estado gobernando económicamente Zapatero y el ejecutivo del PSOE hasta ahora.. La respuesta de la izquierda a la crisis no puede dilatarse más en el tiempo.

A veces pequeños pasos en la dirección acertada pueden suponer grandes saltos cualitativos y corresponde a los movimientos sociales y la izquierda política definir una estrategia clara en tal sentido.

Desde las protestas en Seattle hasta el estallido de la crisis global, los movimientos sociales han dado pasos muy positivos apostando por la unidad y la movilización desde abajo. Las campañas amplias donde han trabajado conjuntamente distintos sectores de la izquierda combativa han sido las más hirientes para las lógicas del neoliberalismo.
Superar la disgregación de los y las activistas hoy comprometidos con mil y una causas es más que nunca una urgencia.

A principios de enero se celebrarán la tercera edición del Foro Social Mundial descentralizado en Madrid y el segundo Fòrum Social Català en Barcelona. Los foros representan una excelente ocasión para reunir tanto a movimientos sociales como a organizaciones políticas en la búsqueda común de una salida a esta situación. Es de esperar que ambos espacios tengan una gran afluencia y discutan en profundidad los retos y perspectivas de la izquierda ante la crisis.

Más allá de las propias fuerzas de los y las anticapitalistas, apostar por abrir las campañas y espacios políticos a otros sectores de la izquierda combativa será la mejor manera de sumar fuerzas y converger en la lucha. Insistir en la necesidad de construir espacios unitarios de movilización es un principio al que no podemos renunciar.

Afectados siempre por la debilidad y disgregación de la izquierda, los procesos de reagrupamiento de la izquierda radical por toda Europa son una fuente de inspiración para muchos y muchas activistas. Sin fórmulas mágicas que repetir, se palpa en el ambiente de la izquierda más concienciada como pequeños pasos en esta dirección se perciben como muy positivos para el conjunto de la izquierda. Los debates generados en torno a las candidaturas europeas de Izquierda Anticapitalista e Iniciativa Internacionalista, experiencias como las Candidatures d’Unitat Popular en los Països Catalans o las movilizaciones del Sindicato Andaluz de Trabajadores son una excelente muestra.

El semestre de presidencia española de la UE a partir de enero de 2010 y la incertidumbre generada por la actual situación económica podrían acelerar esos procesos si la izquierda anticapitalista, como propulsora de este proceso, apuesta fuerte por ello. Sin duda, un nuevo referente político para la izquierda combativa sería capaz de animar las luchas que tanto anhelamos en tiempos de crisis.

En los foros sociales y las luchas que están por venir deberemos dar pequeños pasos en esa dirección.

Anuncios

Una respuesta a “La estrategia es la unidad

  1. POR QUE NO VAMOS TODOS A LA MANIFESTACIÓN QUE COMENTABA OTRA PERSONA E DIA 4 DE FEBRERO DE 2010 A LAS 12am EN MONCLOA-MADRID? ¿POR QUE NO NOS APOYAMOS TODOS Y MANIFESTAMOS NUESTRO DESCONTENTO CON ESTA SITUACIÓN?

    POR FAVOR, SI PERTENECEIS A PLATAFORMAS, REDES SOCIALES, AGRUPACIONES, ETC. SIEMPRE QUE NO SE UTILICE CAUSA POLITICA O DE OTRA INDOLE EN LA MARCHA, ME GUSTARIA QUE A TRAVES DE INTERNET (RED DE REDES) NOS ORGANICEMOS TODOS Y HAGAMOS ALGO QUE JAMAS SE OLVIDE… TODOS CONTRA EL PARO, POR UN TRABAJO DIGNO…

    LA UNION HACE A FUERZA, Y LA PRESION QUE SE HARIA TANTO MEDIATICA COMO POLITICA Y EMPRESARIAL SERIA MUY BUENA, INCLUSO UN PRIMER PASO PARA HUELGAS GENERALES Y OTRAS MEDIDAS.

    UN SALUDO. (difunde este mensaje en foros de debate y sitios correspondientes).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s