Crónica manifestación en la jornada de huelga educativa 9M

321366_365460996893913_1569049399_n

Por Alberto del Cueto. ¿Cómo estuvo la mani? Eso me preguntan. Para mí, la palabra exacta sería SENSACIONAL. Y te digo, se junto un arrollador sector juvenil hambriento de cambio y libertad, que seguía imparable una dinámica de incansancio y agitación, con la realidad del apoyo ciudadano; apoyo de un amplio conjunto de personas concienciadas, que desobedecen la órdenes del poder corrupto, que en muchos casos se organizan y que no están dispuestas a callar ni a aceptar más injusticias. Y el objetivo era la lucha, una más, por ser una persona digna, con derecho a una educación digna y no segregacionista. Pero bueno, voy por partes.

Desde temprano, las compañeras y compañeros estuvieron haciendo efectiva su intachable huelga, ejerciendo presión legítima. Como siempre se da, aparecieron algunos rancios esquiroles, empecinados en ejercer su criminal derecho a ser explotados, y que mayormente, aun sin argumentación posible, se veían empujados por su patético patriotismo. Para llorar de rabia, pero quién dijo que esto sería fácil. Y si, todos salieron escaldados.

La mani fue caliente. Al empezar, de repente nos percatamos de que pasaba al raro, a la cola algunas banderas españolas (potencialmente inflamables) ondeaban. Eran los fascistas de Respuesta Estudiantil, querían reventar la protesta. Había que cuanto menos echarlos. Y eso hicimos, aunque para ello se dieran algunos episodios de alta tensión y enfrentamiento físico (provocado por su irracionalidad y agresividad). Todo ello custodiado por los profesionales individuos del cuerpo nacional de represión policial, cuya tardía actuación estuvo a la altura de lo esperado, golpeando a alguno de los nuestros, permitiendo la más cobarde huida de parte de los magullados fascistas y protegiendo a alguno que se quedo por allí cerca.

A partir de entonces, el activismo y la resistencia se impusieron, más aun, en el pensamiento colectivo. El convencimiento general era: no somos mercancía, no nos van engañar, ni nos van a vender, ni nos van a vencer. Luego, la participación del esperanzado y exuberante sector de la educación primaria y secundaria fue clave para conseguir crear un ambiente de complicidad y ánimo, en el cual todo lo referido a la mani se dio sin problemas. Como también fue clave la actuación del MAE, y de distintas agrupaciones anticapitalistas como En Lucha, para dar fuerza, carga revolucionaria y mayor profundidad a la protesta. Por último a destacar, la receptividad de la gente no organizada políticamente (buena parte de ella eran jóvenes de institutos), que en diálogos y debates entendían y adquirían ideas revolucionarias, anticapitalistas y de insumisión. Una maravilla.

No pasaran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s